¿Se percibe la innovación como una necesidad por parte de las PYME?

Según el estudio “Impacto de la I+D+i en el sector productivo español”, elaborado por el CDTI y presentado por la ministra de Ciencia e Innovación el 2 de abril de 2009, las empresas que realizan gasto en I+D+i:

  • Incrementan la probabilidad de obtener mayores innovaciones de productos, procesos, de índole organizativa y también en la fase de comercialización de los productos con respecto a las menos innovadoras.
  • Son capaces de mejorar un 16% su productividad.
  • Experimentan un incremento del 18% en su capacidad de exportación, lo que aumenta su grado de internacionalización.
  • Generan un 2% más de empleo en comparación con las no innovadoras.

En general, las diferencias entre innovar o no hacerlo son más acentuadas en las PYME.

¿Qué ventajas tiene innovar para las PYME?

La razón por la cual las ventajas de la innovación se aprecian de manera más pronunciada en las PYME es precisamente su tamaño, que les permite reaccionar con mayor rapidez y aprovechar de este modo las ventajas adquiridas por medio de la innovación. Esta capacidad de adaptación permite modificar con eficiencia los procesos de producción o la forma de trabajar. También, al tener una relación más estrecha con sus clientes, pueden percibir antes los cambios en la demanda de los consumidores y, gracias a la innovación, adecuar su oferta.

¿Innovar o morir?

Si todos, supuestamente, tenemos tan claro que la rápida evolución de los mercados y la globalización hacen que la innovación deje de ser una opción y pase a ser una necesidad. Que para las empresas se hace necesario obtener ventajas competitivas a través de la diferenciación, y la innovación es lo que permite diferenciar los productos y servicios con respecto a la competencia. Que no encajar adecuadamente el reto de la innovación significará condenar la empresa al estancamiento y, en el peor de los casos, al declive. Entonces, como apunta Silvia Leal en su artículo de Computerworld de la semana pasada, ¿por qué seguimos jugando a lo mismo?

Que seguimos jugando a lo mismo se refleja en el último Ranking de Innovación de la Unión Europea (Innovation Union Scoreboard 2010). En este informe, España está lejos de la media comunitaria, EU Member States Innovation Performanceocupa el puesto 18 de los 27 Estados miembros, por detrás de países como Portugal, Chipre o República Checa. Los resultados son especialmente negativos en cuanto a la innovación en recursos humanos (España es antepenúltima, solo por delante de Rumania y Malta) y a la inversión del sector privado en innovación. Como aspectos positivos destaca que el sistema español de innovación mejoró con respecto a 2009  y que la estructura de investigación se encuentra por encima de la media de la UE, en parte debido al gran número de publicaciones internacionales que realizan los investigadores españoles.

Según estos datos, especialmente mal parado aparece el sector privado.

Para intentar ilustrar una de las posibles razones del porqué de esta situación en nuestro país, quiero compartir cuáles fueron las principales observaciones que el director general de una empresa de servicios que factura 4 millones de euros, que obtiene beneficios año tras año y cuenta con 22 empleados, nos comentó durante la reunión que mantuvimos con él para analizar un informe de evaluación de cómo su gestión de la innovación impacta en el rendimiento económico de su empresa:

  • El cuestionario de evaluación a partir del cual se obtiene el informe le pareció excesivamente extenso.
  • Algunas partes del mismo le resultaron complejas de comprender.
  • La innovación es para grandes empresas, no es algo que vaya con su empresa.
  • Hace un par de años lanzaron un programa de viajes para incentivar la generación de ideas por parte de todos los empleados y el resultado fue un completo fracaso. Ya que no recibieron una sola aportación.

Estos comentarios ponen de manifiesto una clara falta de cultura innovadora, que junto a la animadversión por el riesgo y el miedo al fracaso, hace que esta empresa tenga una escasa capacidad innovadora, que además dados sus buenos resultados económicos, no es percibida como necesaria.

Para cambiar esta situación, ¿cuáles serían tus propuestas en materia de cultura innovadora?

Esta entrada fue publicada en Publicaciones de Anabel y etiquetada . Guarda el enlace permanente.
Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Current ye@r *